CALENDARIO

  ESCOLAR
Génesis Proceso Resultado Perspectivas
 

LA GÉNESIS DEL NUEVO CALENDARIO

En el mes de abril del 2004, el Consejo Escolar de Aragón celebró unas jornadas en las que, bajo el título de Espacios y tiempos escolares en el siglo XXI , dejaba constancia de los criterios sobre los que, a juicio de los sindicatos, debe elaborarse el documento: "racionalidad" y "continuidad" en el tiempo para que los tres trimestres estén "equilibrados", poco después, el Servicio Provincial de Zaragoza presentó a la Junta de Personal Docente la propuesta de CALENDARIO ESCOLAR para el curso 2004-2005 que no difiere en nada de lo que finalmente sería aprobado.

El 9 de junio, las juntas de personal docente de Zaragoza, Huesca y Teruel remitieron a la Consejería de Educación de la DGA su propuesta para este curso y solicitaron la convocatoria urgente de la mesa sectorial para iniciar el diálogo. Era, en realidad, una contrapropuesta de calendario escolar más acorde con el sentir del profesorado.

 

Administración                                                           Junta de Personal 

Comienzo infantil y primaria      

7 de septiembre                                      13 de septiembre

 

Comienzo en ESO ,BTO.,CEPAS y FP GRADO MEDIO

                        9 de septiembre                                  15 de septiembre

 

Vacaciones Semana Santa

 21 a 28 de marzo de 2005                 24 de marzo a 1 de abril inclusive

 

Finalización de curso

                        17 de junio                                         23 de junio

 

Pero el Gobierno aragonés rehusó dar ese paso y no buscó una solución de consenso en un tema tan importante al publicar el calendario en verano, cuando los profesores están de vacaciones. El calendario para el nuevo curso (2004-2005) se aprueba por resolución de 28 de junio de 2004 la Dirección General de Política Educativa. Se introdujeron modificaciones que, según los responsables educativos, pretendían conseguir el establecimiento de unos períodos lectivos y vacacionales que conjugasen tanto los criterios pedagógicos por los que debería regirse el Departamento de Educación, Cultura y Deporte como los derechos laborales de los trabajadores y las demandas sociales. Con esa pretensión y teniendo presente el cómputo anual de los días lectivos, se modificó el período vacacional del segundo trimestre, es decir, la Semana Santa, que desde entonces abarca toda esa semana además del lunes de Pascua.


 

EL PROCESO

Entretanto, al tener conocimiento de que el calendario estaba gestándose, y antes de su aprobación, un grupo de profesores del instituto de Andorra hizo pública su disconformidad con las nuevas fechas. APS se adhirió a las razones que los docentes andorranos esgrimían y empezó a trabajar para que el despropósito no siguiera adelante.

Nuestro sindicato apoya esta iniciativa espontánea de los citados profesores y envía a todos los centros el escrito en cuestión y pliegos de firmas para mostrar el desacuerdo con el calendario al par que pide a los profesores que comprueben que en su centro se difunde esta iniciativa y que hagan lo posible para acumular el mayor número de firmas ya que los otros sindicatos "no están muy animados" para luchar por un calendario mejor y necesariamente deberá ser APS la que asuma esa responsabilidad. 

En términos formales, sin embargo, las cosas parecían moverse. Los representantes sindicales de la Enseñanza interpusieron un recurso contencioso administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) contra el calendario escolar aprobado de forma unilateral por la DGA para el curso 2004/2005. Denunciaban que el calendario, que apareció publicado el 21 de julio en el Boletín Oficial de Aragón, salió adelante "por primera vez sin las conversaciones previas obligadas". De ahí que lo calificaran de "impuesto" y propusieran medidas tras la negativa de la Administración al recurso de alzada que, contra ese proceder, presentaron el 30 de julio. Afirmaban que la DGA lo aprobó en contra de la opinión de los docentes y sabiendo que habría una respuesta y una confrontación y que el recurso servirá para ver si la actuación del Ejecutivo aragonés ha sido acorde a la normativa vigente, puesto que según la Ley de Representación de los Funcionarios los sindicatos tienen derecho a las negociaciones en aspectos como éste.

Algunos de los sindicatos presentes en la Junta anunciaron su deseo de iniciar una huelga en contra del nuevo calendario, pero los representantes de CSI-CSIF, UGT y CCOO, mayoritarios en la mesa sectorial, subrayaron que cualquier decisión que se tomase debería adoptarse de forma unánime sin descartar futuras concentraciones, que se sumarían a la recogida de firmas que se estaba llevando a cabo por entonces. 

APS ha defendido activamente, en la medida de sus fuerzas, la necesidad de devolver a los profesores de Secundaria su calendario habitual. Como componente de la Junta de Personal docente en la provincia de Teruel apoyó activamente la convocatoria de concentración contra ese calendario que tuvo lugar en dicha ciudad frente a la Delegación territorial en donde se  exigió a la Administración un cambio de postura.

En Huesca, alrededor de setenta profesores de la provincia se concentraron en la entrada de la sede de Educación del Gobierno de Aragón para reclamar la negociación con el Gobierno de Aragón del calendario escolar coreando lemas como “calendario, negociación” o “somos escuelas, no guarderías”.

También en Zaragoza hubo concentración. En esta ciudad APS llevó a cabo una  extensa campaña en contra del nuevo calendario. Envió a los centros docentes carteles con información acerca de los días lectivos en Aragón y otras comunidades (175  días lectivos en Secundaria desde el 15 de Septiembre, cuando en Valencia se han aprobado 168 días y en Andalucía 170) poniendo de manifiesto que nuestra Administración educativa se anticipaba hábilmente a la derecha como ya lo hiciera en  la gratuidad de la enseñanza no obligatoria. Se lamentaba que, una vez más, se perdiera calidad en la Secundaria; si en un tiempo la Secundaria impartía menos días lectivos que en Primaria. (Distinto alumnado, distinto ritmo de trabajo, exámenes y evaluaciones en  Septiembre) ahora y en lo sucesivo pasaría lo contrario: tres  días menos, pero jornada entera en Junio y Septiembre sin contar con los días de los exámenes de Septiembre.

Simultáneamente, nuestro sindicato se apresuró a recoger firmas en todos los institutos y gracias a la colaboración de numerosos profesores la iniciativa fue un éxito.  Se recogieron más de de 600 firmas sólo en los I.E.S. de Zaragoza capital  hubo además una buena respuesta en centros como Alagón, Belchite, Fuentes, Borja, Aínsa, Híjar, Fraga, Graus, Monreal del Campo y un largo y entusiasta etcétera.

 A pesar de las reticencias de algunos de los  firmantes, convencidos de que la iniciativa era inútil, pues los docentes  suelen pensar que las firmas se piden, se recogen y...se olvidan, APS había adquirido un compromiso: cumplir con lo que en el escrito se pide: ...”solicitamos a nuestros representantes sindicales que incluyan el restablecimiento del tradicional período vacacional tras la Semana Santa como objetivo prioritario en las negociaciones con la Administración”. Y por ello, en la Junta de Personal Docente de la provincia de Zaragoza, APS entregó a cada representante sindical  los documentos que acompañan este escrito. La propuesta de resolución presentada por A.P.S. fue aprobada por unanimidad.

Pero a la hora de la verdad  y aun con el respaldo de más de 700 firmas, la propuesta de resolución que APS presentó al pleno de la Junta de Personal Docente de la provincia de Zaragoza en  la que, recogiendo la petición expresa de  los profesores a los que representa, exigía a la Administración educativa el restablecimiento del tradicional período vacacional tras la Semana Santa, fue rechazada poniendo en entredicho la defensa de la Secundaria que esgrimen otros sindicatos. .

El numeroso grupo de profesores que había expresado la voluntad de recuperar su calendario nos había legado tácitamente a nosotros, sus representantes sindicales,  un mandato de obligado cumplimiento. Acordamos en su día “hacer algo” consistente en no realizar actividades extraescolares en los I.E.S. durante el mes de febrero. Era una “huelga incruenta”, que no afectaba a nuestro trabajo- y por tanto no podía ser objeto de sanción- , y tenía como finalidad mostrar a la Administración educativa que los profesores trabajamos  por encima de nuestro  horario personal  y del calendario escolar y , por ello, no nos merecemos el trato recibido. En caso de que la Administración no cediera en su cerrazón, propondríamos nuevas medidas, estas ya más contundentes.


EL RESULTADO  

La Administración, una vez más, hizo caso omiso de la reivindicación del profesorado y continuó aplicando su calendario. En la orden reguladora del inicio de curso 2005-206 se hace patente que las peticiones del profesorado no han sido atendidas y los esfuerzos de nuestro sindicato no han dado el fruto apetecido. En calendario sigue con un inicio de curso en  la Secundaria anterior al que propusimos, con un periodo vacacional en Semana Santa distinto al que los profesores demandaban y con un final de curso acorde con los dictados de la Administración. Una vez más las peticiones del profesorado, tan justas como pacíficamente reclamadas, han sido desestimadas sin diálogo efectivo ni argumentos convincentes. 


 

PERSPECTIVAS MUY OSCURAS

El nuevo calendario parece contar con el visto bueno del Consejo Escolar de Aragón, si bien señala que "es preciso avanzar en la desvinculación de las festividades religiosas con los periodos vacacionales, en una sociedad cada vez más com­pleja social y culturalmente". Para ello, se añade que se hace preciso buscar "la racionalidad pedagógica" y un calendario que se centre "en las necesidades vitales y en los procesos de ense­ñanza y aprendizaje del alumnado como principal referente para cualquier expresión educativa". El Consejo piensa que así se podrían superar "las discrepancias entre sectores de la comunidad escolar por la distribución de los periodos vacacionales", en referencia a las quejas del profesora­do por el adelanto de las vacaciones de Semana Santa.

El Consejo "insta al Departamento de Educación a elaborar un modelo de calendario escolar consensuado con las organizaciones representativas de la comunidad educativa, que refleje estos criterios innovadores y que tenga la máxima estabilidad y continuidad posible". Respecto al calendario escolar para el curso que viene, que ayer fue publicado por Educación, el Consejo Escolar tan sólo realizó algunas matizaciones. Plantea el retraso del inicio de las clases de Educación Permanente y que todos los centros dispongan "cuanto antes" del equipo docente completo para preparar el curso.

En la resolución de Educación se confirman las fechas del calendario escolar para el curso que viene. Las clases comenzarán el 12 de septiembre, en Infantil y Primaria, y un día después en Secundaria, Bachillerato y Ciclos Formativos de Grado Medio. El curso acabará el 21 de junio.Las vacaciones de Navidad abarcarán desde la tarde del día 23 de diciembre hasta el 6 de enero, y las de Semana Santa del 10 al 17 de abril, incluidos. Se consideran días festivos el 12 de octubre, el l de noviembre, el 6 Y 8 de diciembre, el 1 de mayo y el día que determine la DGA en sustitución del 23 de abril. En cuanto a las festividades provinciales, en Huesca serán el 31 de octubre, el 9 de diciembre y el 24 de febrero; en Teruel, el 31 de octubre, 9 de diciembre y 20 de febrero, y en Zaragoza, los días 10 y 11 de octubre y 9 de di­ciembre. A éstos habrá que sumar dos fiestas locales.

La principal novedad es la relativa a las vacaciones de Semana Santa. Inicialmente, se estableció que serían del 13 al 22 de abril, si bien se especificó que eran unas fechas "condicionadas al diseño del periodo vacacional que se apruebe para el resto de enseñanzas de la Comunidad Autónoma, de acuerdo con las oportunas negociaciones". Esas negociaciones han corroborado el periodo propuesto inicialmente.

Recientemente nuestro sindicato, en otro intento de racionalizar el calendario para los profesores de Secundaria, ha presentado a la Junta de Personal  Docente de Zaragoza una propuesta de resolución, esta vez aprobada por unanimidad, en la que solicita a la DGA que los días dedicados a  los exámenes  extraordinarios de junio (ESO) y septiembre (Bachillerato) tengan carácter lectivo ya que, aparte de realizarse con alumnos, su preparación, ejecución, evaluación y posibles reclamaciones posteriores suponen un proceso idéntico al de las pruebas ordinarias. 

 Asimismo y por expresa petición nuestra, la Junta de Personal Docente de Zaragoza ha hecho llegar a los sindicatos de la Mesa Sectorial el ruego encarecido de que incluyan el texto que sigue en los asuntos que hayan de ser negociados antes de junio, con objeto que pueda ser aplicado en el curso 2006-2007:  “que los días dedicados a  los exámenes  extraordinarios de junio (ESO) y septiembre (Bachillerato) tengan carácter lectivo ya que, aparte de realizarse con alumnos, su preparación, ejecución, evaluación y posibles reclamaciones posteriores suponen un proceso idéntico al de las pruebas ordinarias”.