MAESTROS PARA SEGUNDO CICLO Y BACHILLERATO

 

En este mes de septiembre nos ha tocado una de cal y otra de arena. La de cal consiste en que al parecer ( EL País dixit) el Departamento de Educación tiene intención de abrir la bolsa de maestros interinos que realizan sustituciones en primaria a profesores de educación secundaria, que no son titulados en magisterio. Pero no nos engañemos, la medida va encaminada casi exclusivamente a los profesores de idiomas, sobre todo el inglés. No todos están a favor de esa medida. La diputada de CiU Irene Rigau aseguró que esta propuesta vulnera la legalidad vigente. "La Ley Orgánica de Educación (LOE) deja claro que para trabajar en educación primaria tener el título de maestro es indispensable", aseguró. La diputada insistió en que esta "irregularidad" ilustra que la Generalitat "no ha planificado bien" este curso escolar, marcado por la extensión de la sexta hora a 200.000 alumnos, un hecho que incrementa la necesidad de contratar a más maestros. Una portavoz del Departamento de Educación desmintió que la Generalitat cometa irregularidades porque los licenciados que se contratarán "cubrirán sustituciones y no serán interinos". Otras formaciones, como la UGT, consideran que la propuesta de Educación es "razonable". "Hay que hacer lo que sea para que no falten maestros" pese a que "se está en el límite legal", explicó.

 La de arena, de mayor enjundia y mucho más perjudicial para nosotros -la hemos tomado de Aspepc-  viene de un anuncio del Departamento de Educación de la Generalitat catalana y algunos de sus sindicatos afines (CC.OO., USTEC i UGT) en el que proponen un paquete de medidas ¡¡¡supuestamente destinadas a mejorar la Secundaria!!!. Nada menos que desean dar a los maestros la potestad de impartir el Segundo ciclo de Secundaria y el Bachillerato

 Es un paso más hacia la completa primarización de la Secundaria, que se verá reducida a poco más que una educación de carácter asistencial,  y en eso colaboran activamente sindicatos que dicen defender al profesorado de instituto. Ya gozan los maestros de un complemento diferencial que equipara sus retribuciones con lso profesores de Secundaria, gozan también de una reserva de plazas exagerada (el 50%, que en la práctica es algo más por la dificultad de control de los sindicatos que de verdad defienden al profesorado de instituto) en el turno de oposiciones  que perjudica a los licenciados y a la calidad de la enseñanza. Han sido nombrados ilegalmente directores o Jefes de Departamento con la aquiescencia de Inspectores y sindicatos. Y en fin, han continuado incorporándose a la Secundaria muchos años después del término del plazo establecido por las leyes.

 Pero la pretensión de Administración y sus sindicatos va más allá. Pretenden que puedan impartir según do ciclo y Bachillerato sin pasar tan siquiera las sencillas  oposiciones restringidas que les permiten aprobar con una nota de cuatro y la mitad del temario de las libres ; que tengan preferencia en la asignación de plazas de centros de nueva creación , que se valore en las oposiciones, primordialmente la experiencia docente para ellos que puedan ser nombrados Jefes de departamento y otros cargos para los que no tienen la competencia académica ni administrativa  necesaria. Y todo ello a costa del profesorado de Secundaria. Nuestros sindicatos recurrirán estas medidas cuantas veces haga falta.

.